Bienvenido al Servicio de Fisioterapia y Rehabilitación

Un servicio con dos objetivos básicos:  la disminución y desaparición de la sintomatología (dolor, inflamación, rigidez, hormigueos, etc) en el menor plazo de tiempo posible, y el mantenimiento a largo plazo de la mejoría conseguida.

Buscamos conseguir niveles de funcionalidad altos, incluso mayores de los que había antes del establecimiento de la patología. En la fase de mantenimiento  integramos el ejercicio terapéutico, la reeducación del movimiento  y técnicas manuales más específicas.

Combinamos las técnicas de tratamiento convencionales y las más novedosas y efectivas,  como la punción seca, para lograr estos objetivos.

¿QUÉ TRATAMOS?

  • Traumatología: esguinces, rehabilitaciones tras fracturas o cirugías, , contracturas, dolores de espalda, hernias y protusiones discales, tirones musculares, problemas de menisco, subacromiales, epicondilitis, epitrocleitis, capsulitis, inestabilidades, ciáticas, túnel carpiano, SDR, desfiladero torácico, fascitis, mareos y dolores de cabeza de origen cervical,..
  • Medicina deportiva:  lesiones deportivas, roturas musculares, sobrecargas post-ejercicio, tendinopatías,  recuperación de deportistas, entrenamiento…
  • Reumatología: artrosis, artritis, fibromialgia, espondilitis anquilosante, osteoporosis…
  • Disfunciones de movimiento: Problemas sin diagnóstico médico pero que producen síntomas inespecíficos asociados a problemas en la movilidad
  • Neurología: Rehabilitación tras ictus, hemiplejias, esclerosis múltiple.
Fisioterapia CQM Hospital Privat de Mataró

NUESTRAS TÉCNICAS

La terapia manual integra las diferentes disciplinas tales como la fisioterapia tradicional, la medicina deportiva, la quiropraxia, la osteopatía y la medicina ortopédica, y se realiza mediante: movilización articular lenta, movilización articular rápida(manipulación), estiramientos musculares, masaje funcional, movilización del sistema nervioso y las estabilizaciones pasivas o activas.

La punción seca es una técnica semi-invasiva que utiliza agujas de acupuntura para el tratamiento del síndrome de dolor miofascial, síndrome producido por los puntos de gatillo.

Los puntos de gatillo son zonas débiles del músculo y muy sensibles a la palpación, que por lo general se forman en los músculos que mantienen nuestra postura. Son puntos que han sufrido una disminución del riego sanguíneo por diversas causas y que suelen provoca que el dolor se irradie y se extienda.

Pueden aparecer por diversas causas: una corriente fría que afecta directamente al músculo, un movimiento repetitivo, mantener el músculo durante largo tiempo en una posición acortada, un golpe o incluso una inyección. Según su origen, suelen recibir diferentes denominaciones: activo, latente, central, clave, satélite o primario.

La punción seca utiliza una aguja de acupuntura directamente sobre el punto gatillo, sin infiltrar ninguna sustancia, y puede realizarse de forma superficial o profunda. Después de este tratamiento se realizan terapias complementarias como masajes, estiramientos, movilizaciones y el empleo de sprays fríos.

El éxito de esta técnica depende fundamentalmente de un buen diagnóstico, la pericia del fisioterapeuta al emplearla, y de la participación activa del paciente.

Es necesario conocer que también tiene un índice relativo de fracaso,  que los doctores Travell y Simons resumieron en «diez razones para el fracaso del tratamiento invasivo de los puntos de gatillo», y son los siguientes:

  1. No atender a los factores de perpetuación del problema, como por ejemplo unos malos hábitos posturales.
  2. Tratar un punto gatillo latente en vez de uno activo –verdadero responsable del problema.
  3. Tratar la zona de dolor referido en vez del punto gatillo, esto solo aliviará momentáneamente los síntomas.
  4. Introducir la aguja cerca del punto gatillo e incluso en la banda tensa pero no acertar en el lugar exacto.
  5. Usar una aguja demasiado fina que puede ser apartada por los nodos de contracción.
  6. Infiltrar una solución irritante (teniendo en cuenta que en ocasiones los doctores trataban los puntos gatillo inyectando diferentes sustancias).
  7. Una hemostasia (control del sangrado) insuficiente, que puede irritar el punto gatillo.
  8. No atender a otros puntos gatillo que pueden afectar al dolor del paciente.
  9. Olvidar pedirle al paciente que realice movilidad activa en todo el recorrido del músculo.
  10. La no realización por parte del paciente de los ejercicios domiciliarios, como automasaje, correcciones posturales o estiramientos.

Casi todas las razones por las que no se avanza en el dolor son por malas ejecuciones de la técnica, un mal diagnóstico y la falta de colaboración del paciente.

La investigación apoya que la punción seca mejora el control del dolor, reduce la tensión muscular, normaliza la disfunción bioquímica y eléctrica de las placas motoras, y facilita la rehabilitación activa.​

Por lo tanto, una variedad de problemas o disfunciones musculoesqueléticas, incluyendo las lesiones agudas, crónicas, dolores de cabeza, de cuello / dolor de espalda, tendinitis, espasmos musculares, «ciática», dolor de cadera / rodilla, distensiones musculares, fibromialgia, «codo de tenista / del golfista», SFP, lesiones por uso excesivo, y otros, pueden curarse en poco tiempo con una acertada aplicación de la punción seca por un fisioterapeuta experto.

 

Indicaciones y Resultados

Generales:

  • Reeducación de la postura y ganancia de elasticidad, con efectos beneficiosos en el plano locomotor, funcional, estético, orgánico y psicológico.

Locales:

  • Recuperación de bloqueos articulares, tratamiento de la musculatura alterada (contracturas, calambres,…)

Preventivas:

  • Educación postural en niños, adolescentes y adultos,
  • Medicina del trabajo (higiene postural),
  • Medicina deportiva

Curativas:

  • Deformidades en columna: escoliosis, hiperlordosis, hipercifosis, rectificaciones o inversiones de curvas…
  • Deformidades en miembros superiores e inferiores: hombros deformados, escápulas aladas, pies cavos, pies planos, hallux valgus (juanetes), dedos en martillo, rodillas en valgo o en varo o en recurvatum…
  • Patología dolorosa de la columna: cervicalgia, tortícolis, neuralgia cérvico-braquial, dorsalgia, lumbalgia (aguda y crónica), ciáticas, alteraciones sacro-ilíacas, protusión discal, hernias discales, espondilolistesis…
  • Patología articular y/o tendinosa: artrosis, reuma, espondilitis anquilosante, tendinitis, síndrome subacromial, manguito de los rotadores, hombro congelado, epicondilitis (codo de tenista), retracción palmar de Dupuytren, síndrome del túnel carpiano, metatarsalgia, espolón calcáneo, fascitis plantar…
  • Síntomas neurológicos de origen mecánico: adormecimiento y hormigueos en las manos, cefaleas, jaquecas, vértigos, desequilibrio de la musculatura ocular,  patología en periné (incontinencia)…
  • Disfunciones respiratorias: bloqueo inspiratorio, hernia de hiato…
  • Secuelas de traumatismos: fracturas, esguinces, luxaciones, recuperaciones postquirúrgicas…

Se trata de una técnica de inmovilidad parcial que se utiliza principalmente en lesiones tendinosas, musculares y ligamentosas. Se dice que es parcial porque limita de forma selectiva el movimiento donde aparece el dolor o hacia donde empeora la lesión, pero por el contrario permite el resto de movimientos. Es de mucha utilidad en el deporte. Por esta razón es necesario un buen conocimiento de la anatomía y de la biomecánica para aplicarlo de forma correcta.

De forma preventiva: utilizados antes de que ocurra la lesión. Muy eficaces para evitar la aparición de lesiones típicas en el deporte. Dos ejemplos muy buenos son el vendaje que se sitúa en los tendones rotulianos para descargar un poco el esfuerzo que realiza el tendón en deportes de carrera y salto frecuentes, y también en el caso de esguinces de tobillo, es muy común ver cómo deportistas se vendan el tobillo para evitar la lesión.

De forma terapéutica: utilizado para aliviar los síntomas de una patología concreta. Sus efectos actúan sobre el dolor y evitan que se agrave la lesión, pero al mismo tiempo permite que la persona continúe con su actividad deportiva en la mayor normalidad posible.

Este vendaje evita los efectos secundarios de una inmovilidad completa como pueden ser pérdida de masa muscular, riesgo de perder densidad ósea, rigidez articular, problemas circulatorios, etc. Por estos efectos secundarios es que solo se recomienda una inmovilización total en lesiones de carácter grave que requieran de una recuperación de tejidos lesionados.

Indicaciones para el vendaje funcional:

  • Roturas pequeñas de fibras musculares
  • Distensiones ligamentosas de primer grado y algunas de segundo grado
  • Lesiones cápsulo-ligamentosas: dando estabilidad a la articulación
  • Prevención de laxitudes ligamentosas
  • Distensiones y elongaciones musculares y tendinosas: evitando que la musculatura o el tendón se alargue y ayude a su regeneración
  • Pequeñas fisuras de huesos largos
  • Fisuras de costillas, esguinces intercostales, neuralgias intercostales
  • Posterior a la retirada del yeso
  • Descarga de tendinitis, tendinosis y fascitis plantar: evita el movimiento que produce la inflamación o degeneración del tendón.
  • Lesiones neurológicas
  • Prevención de deformidades o actitudes viciosas: como pueden ser el pie equinovaro, hallux valgus, etc.
  • Control y reeducación de edemas
  • Reeducación y prevención de lesiones repetitivas
  • Ortopedia: corrige y es antiálgico

¿DESEA MÁS INFORMACIÓN?