¿Recuerdas la última vez que repetiste alguna cosa hasta memorizarla?

¿Recuerdas la última vez que memorizaste alguna cosa, incluso un número de teléfono? Gracias a la tecnología, hoy en día no es necesario que realicemos esfuerzos para memorizar  muchas cosas. Esa táctica de repetir una y otra vez aquello que necesitábamos recordar hasta memorizarlo ha quedado en el olvido. De hecho, muchos maestros han abandonado la práctica de hacer memorizar poesías, speeches, incluso las tablas de multiplicación, ya que lo consideran improductivo.

¿Recuerdas la última vez que repetiste alguna cosa hasta memorizarla?

Pero no todo el mundo piensa que memorizar es una pérdida de tiempo y esfuerzo. Las canciones infantiles siguen siendo repetidas, esto no solo ayuda a los niños a aprender un idioma, también desarrolla su memoria. En el otro extremo, los mayores que ponen a trabajar su cerebro memorizando, están estimulando la plasticidad sináptica, que crea los caminos neuronales del cerebro en respuesta a nuevas experiencias. Estos cambios funcionales del cerebro ocurren cuando adquirimos nuevos conocimientos, y parecen ser importantes para evitar el declive cognitivo.

Memorizar es más divertido cuando se trata de música, también es más sencillo. Así que adelante memoriza algo, aún mejor si es una canción. No hay nada de malo en ello.