¡No le pegues! Aprende por qué y qué hacer para un comportamiento adecuado

Aunque parezca increíble, aún existen padres que pegan a sus hijos para educarlos. Esto en realidad causa más daños que beneficios para la conducta. Incrementa la agresividad, genera temor y no es efectivo para cambiar los comportamientos no deseados en los niños. Además, pegar a los pequeños puede incrementar el riesgo de trastornos mentales, desequilibrios en el desarrollo del cerebro y baja autoestima.

mejorar comportamiento

Estrategia para mejorar su comportamiento de forma positiva

  • Lo primero que necesitamos es establecer una relación positiva, que promueva la confianza, con nuestros pequeños.
  • Retroalimentación positiva para motivar los buenos comportamientos.
  • Si es necesario, usar métodos disciplinarios como tiempos para pensar y retirada de privilegios por un período determinado.

Aquí tienes algunos consejos

Predica con el ejemplo. Mantén siempre la calma, recuerda que eres su modelo a seguir.

Crea normas y asegúrate de que su canguro también las conozca y aplique. Las normas deben estar diseñadas para que el niño las entienda, según su edad en un lenguaje apropiado.

Resalta el buen comportamiento. Pon atención y premia los comportamientos positivos que quieres que se repitan. Que sepa que le observas y que te enorgulleces por su buen comportamiento. 

Ignora comportamientos que no deseas que se repitan. “Si hace una rabieta en el suelo porque no puede jugar a la consola, no le prestes atención” de esa forma entenderá que hacer rabietas no le devolverá la consola.

Identifica los activadores del mal comportamiento. Y establece normas para evitarlo. Asegúrate de que conozca las consecuencias de un comportamiento inadecuado en situaciones conocidas.

Busca alternativas. Si desea algo que no debe tener, en lugar de decir no, ofrece algo que sí pueda.

Llama su atención cuando rompa alguna regla. Explícale lo que ha hecho y dale un tiempo para pensar. Se recomienda un minuto por año de edad, hasta que tenga edad de definir su propio tiempo para pensar. Esto le ayudará a pensar en sus emociones, acciones y consecuencias.

Esta información no sustituye el consejo médico para su caso particular.