¿Cómo reducir el riesgo de producir cálculos renales?

Las personas más propensas a tener cálculos renales son mujeres, adultos jóvenes e incluso niños.

cálculos renales

Hidratación

Cuando no tomamos suficiente líquido nuestros riñones producen menos orina, más concentrada con lo que aumentan las posibilidades de producir cálculos renales. Toma de 10 a 12 vasos de agua al día y asegúrate de tomar al menos un vaso antes de ir a dormir. El objetivo es hacer dos litros de orina diarios.

Limita el sodio

La calidad de nuestra alimentación está directamente vinculada con el desarrollo de piedras en los riñones. Demasiado sodio conlleva a incrementar el calcio en la orina. Así que, mantén el salero lejos de la mesa, evita la comida rápida, enlatados o comida procesada. Además, es importante leer las etiquetas de los productos de consumo diario e identificar los componentes y sacar de la dieta aquellos que tienen gran cantidad de sal.

Limita la fructosa

Un elevado consumo de fructosa puede contribuir al desarrollo de cálculos renales. Por tanto, es importante limitar el consumo de la misma.

Toma más cítricos

Agrega limones, naranjas y melones a tu dieta. Esto puede ayudar a prevenir los cálculos renales.

Toma menos calcio

El calcio puede contribuir a la reaparición de los cálculos renales. Reducir el consumo de lácteos: leche, yogurt, quesos… puede ayudar con las piedras de oxalato de calcio, que son las más comunes.

Mantén un peso saludable

La obesidad está estrechamente relacionada con la diabetes que es otro factor de riesgo de cálculos renales y con un alto consumo de alimentos procesados, con alto contenido en sodio, que incrementan el calcio en la orina.

Este artículo no sustituye el consejo médico personalizado.