5 tips para mantener tu corazón sano

Haz un favor a tu corazón siguiendo los siguientes consejos.

corazón sano

Lee las etiquetas de todos los productos para evitar el consumo de grasas trans

Los seres humanos necesitamos grasas en nuestra dieta, pero no necesitamos grasas trans, la cuales son conocidas por incrementar el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón y derrames cerebrales.

Las grasas trans obstruyen las arterias, incrementan el colesterol malo LDL y disminuyen el colesterol bueno HDL. Al excluir las grasas trans de la dieta mejoramos el flujo sanguíneo.

Las grasas trans (AGT) son ácidos grasos insaturados que se forman de forma industrial al convertir aceite líquido en grasa sólida (proceso llamado hidrogenación). También se conocen como ácidos grasos trans, aceites parcialmente hidrogenados y grasas trans-colesterol.

Lleva una correcta higiene dental 

La salud dental es una buena señal de la salud general, incluyendo el corazón. Aquellas personas que padecen alguna enfermedad periodontal a menudo padecen los mismos factores de riesgo de una enfermedad cardiaca. De hecho existe la posibilidad de que la bacteria que provoca la enfermedad de las encías, fluya hacia el corazón a través de la sangre. 

Haz de dormir 7 u 8 horas diarias una prioridad

Dormir es esencial para mantener el corazón sano. Si no duermes lo necesario, puedes estar en un alto riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca, no importa la edad que tengas ni los hábitos saludables. Un estudio realizado en 3000 adultos sobre los 45 años demostró que las personas que duermen menos de 6 horas tienen el doble de posibilidad de padecer un ataque al corazón que aquellas que dormían entre 6 y 8 horas.

No te permanezcas sentado mucho tiempo seguido

Estudios han demostrado que permanecer sentado por mucho tiempo es perjudicial para la salud, no importa cuanto ejercicio hagas. Esta es una mala noticia para las personas que trabajamos sentados durante periodos largos de tiempo. 

Evita firmemente el humo de otros fumadores

Estudios demuestran que el riesgo de padecer enfermedades del corazón es de un 25% a 30% más elevado para aquellas personas que son fumadores pasivos en casa o en el trabajo.